MANAGEMENT ADVISING TO COMPANIES MAC, empresa Andorrana formada per advocats, assessors fiscals, i altres professionals

LEYES

El impuesto sobre sociedades es un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de las personas jurídicas de acuerdo con las normas establecidas en la Ley que lo regula.

El período impositivo coincide con el ejercicio económico de la entidad, y no puede exceder los doce meses. En caso de un ejercicio social superior, el período finalizará al concluir doce meses.

La base de tributación se calcula corrigiendo el resultado contable. El tipo general de gravamen es del 10%. La cuota de tributación es la cantidad resultante de aplicar el tipo de gravamen a la base de tributación. Se aplica una imposición reducida para las sociedades que realicen explotación internacional de intangibles, las que intervengan en el comercio internacional y aquellas que lleven a cabo la gestión e inversión financiera intragrupo. Se elimina la doble imposición interna e internacional sobre las participaciones en beneficios de otras entidades y se establecen deducciones por doble imposición, por creación de puestos de trabajo y por inversión.

En el mes de septiembre, los obligados tributarios deben efectuar un pago a cuenta de la liquidación correspondiente al período impositivo en curso a fecha de 1 de septiembre.

Los obligados tributarios del impuesto sobre sociedades deben disponer de un número de registro tributario, que debe solicitarse en caso de no tenerlo ya como obligados tributarios de los impuestos indirectos.

En el primer año de aplicación del impuesto los obligados tributarios disfrutarán de una reducción del 50% en la cuota de liquidación.

Para los obligados tributarios de este impuesto que se constituyan como nuevos empresarios de una actividad empresarial o profesional también nueva y cuyos ingresos sean inferiores a 100.000 euros, el tipo de gravamen aplicable durante los tres primeros años de actividad es el siguiente:

  • El 5% para la parte de la base de tributación comprendida entre 0 y 50.000 euros.
  • El 10% para la base restante de tributación.

Esta bonificación fiscal no podrá aplicarse a aquellos obligados tributarios que realicen o hayan realizado algún tipo de actividad, tanto de forma directa como a través de una sociedad.

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS (IRPF)

Se trata de un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta obtenida por las personas físicas, en función de su cuantía y de sus circunstancias personales y familiares. El impuesto grava la renta obtenida del obligado tributario, entendida como la totalidad de sus rentas así como ganancias y pérdidas de capital, con independencia tanto del lugar donde se hayan producido como del lugar de residencia del pagador.

Se consideran residentes fiscales en territorio andorrano las personas físicas que cumplan cualquiera de las circunstancias siguientes:

  • Que permanezcan más de 183 días durante el año natural en territorio andorrano. Para determinar dicho periodo se computan las ausencias esporádicas, excepto cuando el obligado tributario acredite su residencia fiscal en otro país.
  • Que radiquen en Andorra el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos de manera directa o indirecta.

No se consideran residentes fiscales en territorio andorrano los trabajadores que  diariamente se desplazan al Principado desde España o Francia y que han sido contratados por empresas residentes fiscales en territorio andorrano o establecimientos permanentes de sociedades extranjeras en territorio andorrano.

El domicilio fiscal de los obligados tributarios residentes fiscales en territorio andorrano es el que se deriva de aplicar las reglas previstas en la normativa reguladora de las bases del ordenamiento tributario.

Al objeto de determinar las bases de tributación y de liquidación y calcular el impuesto, la renta se clasifica en: renta general y renta del ahorro.

Forman la renta general: las rentas del trabajo, las rentas procedentes de actividades económicas y las rentas del capital inmobiliario. Y forman la renta del ahorro: las rentas del capital mobiliario y las ganancias y pérdidas de capital.

Las rentas netas se obtienen por la diferencia entre los ingresos computables y los gastos deducibles. Las ganancias y las pérdidas de capital se determinan, con carácter general, por la diferencia entre los valores de transmisión y de adquisición.

Las diversas rentas se integran y compensan según su origen y su clasificación como renta general o del ahorro.

El resultado de estas operaciones determina la base de tributación general y del ahorro.

La base de liquidación general es el resultado de minorar el saldo positivo de la base de tributación general en el importe de las reducciones previstas en la Ley (reducciones personales y familiares, reducción por inversión en vivienda habitual y reducciones por aportaciones a instrumentos de previsión social y pensiones compensatorias).

La base de liquidación del ahorro se determina mediante la minoración del saldo positivo de la base de tributación del ahorro en el importe de la reducción prevista en la Ley (reducción por mínimo exento).

El tipo general de gravamen es del 10%. La cuota de tributación es el sumatorio de los importes resultantes de aplicar el tipo de gravamen sobre los saldos positivos de las bases de liquidación general y del ahorro, respectivamente.

La cuota de liquidación es el resultado de reducir la cuota de tributación en el importe de bonificación que prevé la ley y en el importe que resulte de aplicar las deducciones previstas en la ley (deducciones por eliminar la doble imposición interna, deducción por eliminar la doble imposición internacional y deducción por creación de puestos de trabajo y por inversiones).

El obligado tributario que haya obtenido rentas de trabajo, rentas derivadas de actividades económicas o rentas del capital inmobiliario, se deduce de la cuota de tributación una bonificación del 50 por ciento de la cantidad que resulte de aplicar el tipo de gravamen del impuesto de la base de tributación general del obligado tributario, aminorada con la cantidad de 24.000 euros correspondientes a la reducción prevista por la ley. Esta bonificación no puede exceder la cantidad de 800 euros.

El obligado tributario debe presentar y subscribir la declaración entre el 1 de abril y el 30 de septiembre del ejercicio posterior a la finalización del periodo impositivo.

No obstante, no están obligados a presentar la declaración aquellos obligados tributarios que obtengan rentas únicamente procedentes de alguna o de todas las fuentes siguientes: rentas de trabajo, rentas del capital mobiliario y rentas exentas. Están obligados, en cualquiera de los casos, a presentar y subscribir la declaración los obligados tributarios que hayan percibido rentas del trabajo o rentas del capital mobiliario que no se hayan sometido a la obligación de efectuar pagos a cuenta de acuerdo con lo establecido por la ley.

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LOS NO-RESIDENTES (IRNR)

El impuesto sobre la renta de los no residentes fiscales es un tributo de carácter directo que grava la renta obtenida en el territorio del Principado de Andorra por aquellas personas físicas o jurídicas no residentes fiscales en este territorio.

Son obligados tributarios de este impuesto las personas físicas y personas jurídicas no residentes fiscales en el Principado de Andorra que obtengan rentas que, de acuerdo con la presente Ley, se consideren generadas en este territorio.

Responden solidariamente de la deuda tributaria:

El pagador de los meritados rendimientos a favor de los obligados tributarios que operen sin mediación de establecimiento permanente, o
El depositario, el mandatario o el gestor de los bienes o los derechos de los obligados tributarios que operen sin mediación de establecimiento permanente.
Los obligados tributarios no residentes fiscales tienen la obligación de nombrar a una persona física o jurídica con residencia en Andorra con el objeto de que los represente ante el ministerio encargado de las finanzas en relación a sus obligaciones respecto a dicho impuesto cuando obtengan rentas mediante establecimiento permanente o cuando así lo requiera el ministerio encargado de las finanzas.

Para las rentas obtenidas por obligados tributarios no residentes fiscales mediante un establecimiento permanente, el tipo de gravamen es del 10%. Existen deducciones a la cuota de tributación. El período impositivo debe coincidir con el ejercicio económico declarado para el establecimiento permanente, sin que pueda superar los 12 meses.

Para las rentas obtenidas por obligados tributarios no residentes fiscales sin mediación de establecimiento permanente, el tipo de gravamen con carácter general es del 10%; del 1,5% cuando se trate de rendimientos derivados de operaciones de reaseguro y del 5% cuando se trate de rentas satisfechas en concepto de canon.

Quedan exentos del impuesto, entre otros: las rentas de trabajo, las rentas de capital mobiliario, las ganancias procedentes de acciones o participaciones de sociedades andorranas (siempre y cuando la participación no sea superior al 25% del capital) y los derivados de la transmisión de las acciones o las participaciones en organismos de inversión colectiva.

El impuesto se merita:

  • En caso de rendimientos, cuando sean exigibles o en la fecha del cobro si dicha fecha es anterior.
  • En caso de ganancias patrimoniales, cuando tenga lugar la alteración patrimonial o la transmisión.

En el resto de los casos, cuando sean exigibles las rentas correspondientes.
Nota: La información que contiene este documento tiene carácter meramente informativo y no constituye ninguna base legal.

IMPUESTO GENERAL INDIRECTO (IGI)

Es un tributo de naturaleza indirecta que grava el consumo mediante la tributación de las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios o profesionales, así como de las importaciones de bienes. El tipo de gravamen general es de un 4,5%. Se aplica un tipo de gravamen superreducido del 0% , uno reducido del 1 %, un tipo especial del 2,5% para determinadas operaciones previstas por la Ley y un tipo incrementado del 9,5% para las operaciones prestadas por servicios bancarios y financieros.

Oficines

managementadvisingtocompanies managementadvisingtocompanies4